Los presidentes que marcaron la historia del Olimpia

Presidentes que marcaron la historia de Olimpia

En este 109 aniversario del Club Olimpia Deportivo, si bien es cierto que la presidencia del equipo ha sido bien representada por varios destacados personajes, elegiré a tres de ellos que, desde mi punto de vista, debido a su destacada y visionaria gestión, lograron erigir una institución deportiva como la que es en la actualidad, la más grande de Centroamérica.

 

En el orden histórico los personajes son:

Dr. Humberto Díaz Banegas: del béisbol al fútbol

Dr. Humberto Díaz Banegas: del béisbol al fútbol.

Humberto Díaz Banegas llegó al Olimpia desde San Juancito en 1921 como jugador de béisbol, jugó en la posición de cátcher y se le apodaba “El Bachiller”. Hay que recordar que el Olimpia se fundó en 1912 como equipo de béisbol (ver, «¿Por qué Olimpia Comenzó como un Equipo de Beisbol?»). Sin embargo, desde 1917, debido a que el fútbol comenzaba a crecer en Tegucigalpa, algunos jugadores del Olimpia de béisbol, se dedicaron también a la práctica del fútbol, formando el equipo de fútbol Club Juventud Deportiva.

Para el año de 1927, cuando se fundó en Tegucigalpa la Liga de Fútbol Morazán, Humberto Díaz fungía como Presidente del Olimpia de béisbol. Entre las resoluciones que dicha liga adoptó, figuraba la que no se podía pertenecer a dos agrupaciones al mismo tiempo, aunque estas fueran de diferentes ramas. En vista de lo anterior, Humberto Díaz envió una enérgica nota a todos los socios del Olimpia que se dedicaban a la práctica del fútbol en los clubes Juventud Deportiva y Herrera para convocarlos a una histórica sesión. Esa noche, bajo su acertada conducción y de forma unánime, se determinó convertir al Olimpia de béisbol en un equipo de fútbol. El Juventud Deportiva desapareció y se inscribió al Olimpia en la Liga de Fútbol Morazán. En ese mismo año (1927), fungiendo ahora como Presidente del Olimpia de Fútbol, gana el primer Campeonato Departamental al disputar la serie final contra el Honduras Athletic.

 

Humberto Díaz tuvo la visión y tomó la trascendental decisión, a pesar de vivir en una ciudad donde el béisbol predominaba como deporte rey, de cambiarse a la práctica del fútbol. De no ser por esa sabia decisión, el Olimpia como equipo de fútbol, nunca hubiese existido. Además, inició la tradición de que cada jugador de Olimpia debía continuar con sus estudios, naciendo de allí el mote de que a los jugadores de Olimpia se les llamaba “los catrines”, ya que al salir de sus respectivos estudios, se iban para la cancha de La Isla a entrenar.

 

Posteriormente, en 1928, ese mismo equipo gana el primer Campeoanto Nacional De Fútbol en una serie contra el Marathón, Campeón de la Costa Norte (1 a 0, 1 a 1 y 2 a 1).

 

Humberto Díaz se convirtió en un brillante médico. Fue Catedrático y Decano de la Facultad de Medicina de la UNAH, Jefe de la Sala de Hombres y Director del Hospital General San Felipe, Fundador y Director del Hospital La Policlínica, Médico Personal del Presidente Carías y Diputado al Congreso Nacional

Ing. Rubén Callejas Valentine: el resurgimiento

Ing. Rubén Callejas Valentine: el resurgimiento

El Ing. Rubén Callejas Valentine llega a la presidencia del Olimpia en 1953. En conjunto con su efectivo secretario, el Lic. Armando Uclés Sierra (el padre de Chelato Uclés, QEPD), continuaron con la exigencia de que los jugadores de Olimpia debían estudiar una carrera. Con cada jugador que llegaba al club, ellos se encargaron, además de conseguirles trabajo y estadía, de costearles sus estudios. Esta valiosa dupla directiva en la historia del equipo, hizo lo que más acrecentó la popularidad de Olimpia al grado de llegar a convertirse en el mimado de la afición nacional, llevar a jugar al equipo a los lugares más recónditos del país.

 

Esta preferencia popular por el Olimpia fue creciendo hasta convertirse en un verdadero fenómeno nacional. A donde quiera el club se presentaba, era arropado por multitudes de aficionados que se identificaban con los colores del equipo. De igual manera, el calor popular fue calando hondo en las juntas directivas y afición de los equipos rivales, quienes no podían comprender cómo en su propia cancha, el visitante Olimpia era mayoría en las graderías.

 

Pero sin lugar a dudas, su mayor gestión fue durante el Campeonato de la Liga Mayor de Fútbol Francisco Morazán de 1954, cuando Olimpia, a raíz de los conflictos que en lo interno del equipo generó el estar bajo régimen militar concentrados en un batallón y los efectos de la Huelga del 54 (ver, “El Descenso del Olimpia”), finalizó el campeonato regional en último lugar y quedó condenado a jugar en la Liga Intermedia.

 

Por lo que, ante el V Congreso Nacional Deportivo, el Ing. Callejas Valentine realiz ó una brillante exposición de motivos, evidenciando la influencia de la crisis nacional en la irregularidad del campeonato y en la afectación particular al Olimpia, logrando la restitución del Olimpia a su lugar en la categoría de Primera A.

 

Olimpia siempre le agradecerá a Rubén Callejas Valentine, un hombre humilde, pero de enorme capacidad, pues a partir de esa fecha se marcó el despegue histórico que llevó al Olimpia a constituirse como el equipo más grande del país y uno de los referentes del área de la CONCACAF.

Lic. José Rafael Ferrari Sagastume: rey de copas

Lic. José Rafael Ferrari Sagastume: rey de copas

El Lic. José Rafael Ferrari, empresario de los medios audio televisivos, asumió por primera vez la presidencia del Olimpia en 1977 para obtener el Quinto Campeonato dentro del torneo de liga que desde 1965 organiza la Liga Nacional de Fútbol Profesional de Honduras. Posteriormente reasume la presidencia en 1987, obteniendo 22 títulos más, para convertirse así, en el presidente más exitoso de Centroamérica. Bajo su mandato el equipo obtuvo también un Campeonato de CONCACAF, cinco Campeonatos Centroamericanos de Clubes, una Clasificación al Mundial de Clubes (2001), dos Campeonísimos y un Tricampeonato.

 

Don Rafael no sólo trajo los títulos locales al Olimpia, sino que lo convirtió en un club de respeto a nivel internacional, clasificando, con contadas excepciones, a los torneos de la CONCACAF. Además, bajo su gestión se inició la construcción del Centro de Alto Rendimiento que actualmente está a punto de ser inaugurado y que llevará su nombre. Lo sucedió en el cargo su sobrino, Lic. Rafael Enrique Villeda Ferrari, quien ha continuado con la línea de éxitos que la institución demanda y que todo el olimpismo espera sea superado, sobretodo, en el plano internacional.

Compártelo: