Olimpia terminó con la maldición “Azul”